Archivo del sitio

[Artículo] Valorando el traspaso: Los Lakers se hacen con el mayor diamante del mercado

By @NasiMZG

Hoy acabamos de asistir a un acontecimiento histórico en la NBA. El pívot más dominante del mundo Dwight Howard acaba de recalar en Los Ángeles, automáticamente poniendo a su nuevo equipo como el máximo aspirante al anillo. No obstante, este movimiento ha sido un auténtico mega-traspaso en el que han participado los Sixers y Nuggets junto a los Lakers y Magic. Sin duda, éste ha sido el auténtico bombazo del verano y uno de los fichajes más sonados de este nuevo milenio. Se podría comparar incluso al fichaje de Shaquille O’Neal por parte de los Lakers en el verano de 1996 a manos de Jerry West, antiguo general manager del equipo angelino. Por otra parte, también nos hace recordar al traspaso que tuvo lugar el 1 de febrero de 2008 entre Memphis y LA que envió a Pau Gasol a la franquicia más galardonada de la historia tras los Celtics.  En este artículo haremos especial hincapié en el análisis detallado del traspaso y del impacto que tendrán en estos tres equipos, de los que destacamos tres ganadores absolutos y un perdedor más que claro. El podio quedaría de la siguiente forma:

Bronce: B+

Denver Nuggets. Se han hecho con un All-Star perenne y probable campeón olímpico que no es otro que Andre Iguodala. El alero más dominante en cuanto a físico en la NBA tras LeBron James sin duda dotará al equipo de Colorado con un plus de atleticismo y capacidad defensiva de primer nivel. Han perdido a Aaron Afflalo y a Al Harrington, dos buenos tiradores exteriores pero que nunca han llegado a explotar como jugadores de primer nivel en la liga. Iguodala, en cambio, sí lo es: se trata de un jugador con unas condiciones físicas únicas, capaz de anotar con fluidez en transición, penetrar y machacar incluso ante poderosos defensores, rebotear como casi cualquier hombre alto  y lo mejor , defender como nadie en el perímetro. Este jugador tiene todos los mimbres para frenar a cualquier jugador exterior, ya sea Kobe Bryant, Kevin Durant o LeBron James. Esta temporada habrá que tener mucho cuidado con los nuevos Nuggets que sin duda se han reforzado con un verdadero titán en el puesto de alero.

Plata: A-

Philadelphia 76ers. En un abrir y cerrar de ojos, los Sixers han obtenido al segundo mejor pívot de la NBA. Por fin, han cubierto su mayor laguna: la ausencia de un “anchor”, un intimidador en la pintura y un anotador imparable en el poste bajo. La baja de Iguodala es sensible, pero fácilmente remplazable por Thaddeus Young, un jugador con las mísmas características que Iguodala pero con menos calidad. Siendo la primera opción y si le respetan las lesiones, Bynum podría promediar fácilmente números próximos a los 20/15/3. Además, se han reforzado con un veterano contrastado como Jason Richardson, un jugador capaz de anotar con fluidez desde más allá de la línea de tres o penetrar a canasta ya que ha sido uno de los mejores matadores de los últimos tiempos. Han perdido a un gran alero físico pero  han fichado al segundo mejor center de la liga y a un escolta-alero ofensivo de marcada trayectoria.

Oro: A+

Los Angeles Lakers. ¿Qué más decir? Se han hecho con el mejor pívot del mundo, el mejor defensor del campeonato, el mejor reboteador y uno de los mejores taponadores de este milenio. Su juego ofensivo es limitado pero su poderío físico le basta para ser una primera opción demoledora. Además, con Nash brillará más que nunca con su capacidad de enviarle precisos alley-ops y excelentes pases en pick and rolls. Además, mantienen al mejor escudero posible de Howard, Pau. El catalán tiene todo lo que no tiene Howard: tiro exterior, juego de pies, capacidad de pase, movimientos en el poste bajo y experiencia traducida en anillos. Está claro que Bynum es una baja importante, pero su dudosa fiabilidad ya que tuvo dos lesiones graves de rodilla hace más llevadera su salida. ¿Quién no cambiaría al segundo mejor por el primero? También se deshacen de masa salarial (especialmente Josh McRoberts) y adquieren a un prometedor alero de grandes condiciones físicas como Earl Clark y un base veterano como Chris Duhon para complementar a Nash.

Perdedores: C-

Orlando Magic. ¿Quién no esperaba al menos la llegada de Pau o de Andrew? Al final ninguno, han llegado jugadores secundarios como Harrington o Afflalo y muchas rondas del draft, lo único realmente positivo del traspaso. No han llegado superestrellas ni jugadores muy prometedores, sólo jugadores válidos y simplemente buenos, pero que sin duda no cambiarán la situación de mediocridad que va a vivir la franquicia floridense que hace tres temporadas estuvo a punto de ganar la NBA. Son cinco rondas del draft, sí, pero dos son de segunda ronda y varias son condicionales, repartidas desde 2012 hasta 2017. El problema quizás es que el equipo de Orlando no es suficiemente malo como para poder a aspirar a conseguir lottery picks para así reconstruirse rápidamente. En líneas generales, Orlando ha dado demasiado y ha recibido poco, más bien poquísimo. Son 5 jugadores pero sólo dos de ellos son dignos y las rondas presumiblemente no serán muy altas, así que es un resultado descafeinado y no muy esperanzador para la entidad.
Este megatraspaso es una prueba más que valida el nuevo modelo de los llamados superequipos. Boston Celtics lo hizo en 2008, Miami Heat en 2010, los Lakers ahora en 2012 y los Thunder también se han asentado con al menos tres o cuatro estrellas consagradas de la liga. La decisión de Howard ha vuelto a cambiar la dinámica y la estabilidad de la liga. Ahora el futuro de la NBA y de una posible dinastía está en sus propias manos.

Anuncios

[Artículo] La decisión final

La decisión final

by NasiMZG

Mucho se está hablando ahora mismo de los Thunder de Oklahoma City, de la emergencia del genial base Russell Westbrook y el gran candidato al MVP este año, el alero Kevin Durant. Por supuesto tal reconocimiento lo tienen más que ganado, pues este año son el mejor equipo de la Conferencia Oeste y el máximo candidato al anillo junto a los Miami Heat y los Chicago Bulls. Los Thunder son el espejo de todas las franquicias de mercado medio-bajo y en reconstrucción, pues de ser el peor equipo de la liga justo al moverse a Oklahoma desde Seattle se han covertido en un equipo que apunta a dinastía, y todo ello gracias a una excelente gestión del gran Sam Presti, el GM de los Thunder.

Este equipo tiene al mejor o al segundo mejor alero de la liga, Kevin Durant (2,07 de estatura), un jugador con una clase sobresaliente capaz de anotar desde cualquier posición y con unas condiciones físicas espectaculares. Como todos sabéis, este chaval es puro talento y va camino de convertirse en leyenda. Por otra parte, está Russel Westbrook, un base con una vertical impresionante y una capacidad atlética perfecta, capaz de defender a un gran nivel y de anotar fácilmente, sobretodo en transición y penetraciones, aunque su juego exterior es mediocre, pero lo está puliendo cada vez más. Sin embargo, estos dos genios no son suficientes para aspirar a un anillo por si solos.

Este equipo es lo que es y ha llegado a la cima gracias también a la emergencia de dos jóvenes talentos tan diferentes el uno del otro: Serge Ibaka y James Harden. El primero, nuestro ala-pívot español  (2,08 y 105 kgs de pura fibra y músculo) que tanto está brillando esta temporada, es sin duda el mejor taponador desde los tiempos de Manute Bol y posteriormente, Dikembe Mutombo. Es un verdadero baluarte defensivo capaz de frenar en la última línea de defensa todas las acometidas rivales, no solo taponando, sino también alterando muchos tiros, forzando el fallo y el rebote defensivo. Además, es un tirador de media distancia aceptable, algo importantísimo para despejar las autopistas de penetración de Westbrook o Durant, puesto que el primero es un jugador que aún tiene dificultades con el tiro exterior. Por último, este jugador te asegura una media bastante buena de rebotes por partido, sobretodo ofensivos  (3 por partido) por lo que solidifica y mucho el frontcourt de los Thunder. El segundo jugador, por contra, es totalmente opuesto al primero; James Harden, un escolta de 22 años con un talento casi equiparable al de Kevin Durant, promedia 17 puntos por partido desde el banquillo, siendo el máximo anotador desde el banco de la liga. Destaca sobretodo por un tiro de tres excelente (40% 3pt TC)  y también por ser el mejor pasador de todo el equipo, por encima de Westbrook o Durant. El chico de la barba podría ser titular en 28 de los 30 equipos de la liga (ya que es el tercer mejor escolta) y es un auténtico puñal para Scott Brooks, puesto que el arsenal de armamento que dispone (tiro exterior, media distancia, penetración, habilidad para crear jugadas para otros) es inmenso.

Este año y el próximo serán las últimas temporadas que veamos este sensacional equipo tal y como es ahora, ya que cuando Harden e Ibaka sean agentes libres, optarán a firmar contratos muy lucrativos (al menos 10 millones por temporada cada uno) y eso es algo que los Thunder no se puede permitir, ya que se han comprometido a darle a Westbrook y Durant dos contratos máximos. Por lo tanto tendrán que elegir: ¿la defensa y la intimidación de Ibaka o el tiro exterior de Harden? ¿la capacidad reboteadora y atlética de Ibaka o el arsenal ofensivo y creativo de Harden? Sam Presti tiene que tomar quizás la decisión más difícil de su vida. Hay que elegir entre dos auténticos valores de presente y futuro, igualmente válidos pero de catacterísticas opuestas. Si Presti quiere hacer de los Thunder un equipo sólido en defensa y priorizar el rebote y la capacidad defensiva, como han hecho los Spurs, Pistons o los Celtics campeones, entonces deberían apostar por Ibaka. Si en cambio prefieren un estilo de juego ofensivo, de alta anotación y grandes recursos en ataque como han sido los Lakers o los Mavericks de los últimos años, entonces James Harden debería ser el elegido. De tal decisión dependerá el futuro de este equipo, y ambos caminos son igual de válidos para un grupo hecho para ganarlo todo.